Uranio

Marina Arrate

Uranio (publicado originalmente en 1999) es la gran obra de Marina Arrate, especialmente que cumplió veinte años en 2019 cuando es republicado por La Joyita.

Lo primero que presenciamos es el silencio. Un silencio interesantemente articulado, con unas páginas en blanco agregadas por la autora. Estas secciones silenciadas preceden cada una de las partes en que se divide la obra.

Es un texto enigmático, casi escrito en clave, dividido en tres partes que, a primeras, parece muy ecléctico. Sigue un orden inverso al que conocemos desde la mitología y los relatos bíblicos. Parte con el apocalipsis para volver al origen, a la pareja edénica. El gran valor simbólico de este gesto es que Uranio dentro de su propio orden y caos, nos presenta un origen como el del universo, como el de la Creación y destrucción de la tierra. “La ciudad muerta”. El ser humano, a través del lenguaje, tiene la potestad de nombrar todo lo que tiene alrededor. Sin embargo, solo encontramos cuerpos desmembrados, joyas esparcidas por doquier, en un amontonamiento de restos. Ese residuo es lo que es finalmente nombrable en el imaginario arratiano.

La pudrición poetizada en la primera parte de Uranio tal vez simboliza la pudrición tanto moral como económica de un no-nombrado Santiago—que reconocemos a través de referencias a importantes símbolos de la capital chilena. La inmoralidad que implica tener un pasado también innombrable, con restos humanos esparcidos, no reconocidos y las joyas adornando partes que nadie mira, claramente hacen hincapié en la futilidad del carnaval de los muertos.

$6.500

Editorial

La Joyita Cartonera

Género literario

Poesía

Formato

Físico

Páginas

75

Recomendado

+13 años

Marina Arrate​

La Joyita Cartonera

Elvira Hernández

La bandera de Chile (publicado originalmente en 1981) es Elvira Hernández el primer poemario de Elvira Hernández. El texto es una respuesta a la dramática experiencia de la autora en el centro de detención Cuartel Borgoño, en Santiago en 1973, cuando Hernández —o, María Teresa Adriazola por aquel entonces– fue detenida por error.

La versión publicada en 2017 por La Joyita, tiene un valor especial para todos los que contribuyeron en ella en su producción. Su prólogo se escribió en inglés ya que su relanzamiento en su edición cartonera se realizó en el Reino Unido. Elvira Hernández viajó con nuestro equipo a realizar varias lecturas en Edimburgo y la biblioteca de Mujeres en Glasgow (en Escocia), y la embajada de Chile en Londres (Inglaterra).

La relevancia de La bandera de Chile es de tal magnitud, que el texto debiera ser reexaminado y presentado cada cinco o diez años. Es claro que su importancia va más allá de esta generación y la que viene. La crítica que realiza sobre la celebrada masculinidad que caracterizó al régimen de Pinochet, en detrimento de los derechos de las mujeres en particular a la visión conservadora del rol de las mujeres en la sociedad. El poema también revela una preocupación por ciertas disparidades sociales que se estaban volviendo aún más dramáticas. Presagia lo que será de los pobres y de los que triunfaron durante el régimen. Curiosamente, Hernández se convierte en una especie de poeta-profeta al igual que los románticos ingleses u otros poetas canónicos latinoamericanos como César Vallejo o Pablo Neruda.

$6.500

Editorial

La Joyita Cartonera

Género literario

Poesía

Formato

Físico

Páginas

49

Recomendado

+13 años

Elvira Hernández

Santiago Waria & Santiago Rabia

Elvira Hernández

Este trabajo publicado por primera vez en 1992, y luego en 2016 por La Joyita, presenta dos poemas-documentos sobre un mismo escenario en diferentes épocas; uno de ellos es publicado en 1992 -Santiago Waria-, y el segundo es inédito: Santiago Rabia (2016).

El gesto de definir Santiago como “waria”, desde la lengua mapuzungun y no titularlo Santiago City con el vocablo anglosajón, apunta a una realidad de ciudad mestiza, más nativa que extranjera, por la constante—y algo vergonzosa—admiración chilena por todo lo que proviene de Estados Unidos o Europa. En el uso de “waria”, Hernández toma como referente lo nuestro, la mezcla, esa que se ve por las calles de la gran urbe.

La hablante de “Santiago Waria” deambula por una ciudad sucia, contaminada, que se encuentra en constante cambio, borrando el pasado y construyendo un presente sin identidad. En ese vacío apela a la desoladora falta de memoria. El poema trae consigo a los muertos en dictadura, como Lucho Durán, desaparecido en 1974 y la referencia a Jecar Neghme (¡Jecar Vive!), asesinado por la CNI en 1989 —un par de años antes de que Hernández terminase de escribir este poema. Pese al reconocimiento a los muertos del régimen, el poema expresa repetidamente que “no pasa nada”, es decir, establece la consigna de la impunidad.

$6.500

Editorial

La Joyita Cartonera

Género literario

Poesía

Formato

Físico

Páginas

37

Recomendado

+13 años

Elvira Hernández